Leyendas y misterios de las calles de Madrid – I

Las calles y plazas de Madrid, son una fuente inagotable de misterios y leyendas, de historias siniestras, macabras o simplemente curiosas, en las que sus protagonistas, ya sean damas misteriosas, fantasmas y aparecidos, o almas en pena y espíritus en busca de venganza o justicia, se nos aparecen de tarde en tarde, para que conozcamos unas historias que corrieron de boca en boca por los mentideros de la Villa y Corte, convirtiendo Madrid en una ciudad con un sinfín de historias para no dormir.

La siniestra historia de la calle de la Cabeza.

calle-de-la-cabeza

Nuestra primera historia de hoy, sucedió en los primeros años del siglo XVII, durante el reinado de Felipe III, con la Corte de nuevo establecida en Madrid tras su corto paso por Valladolid.

Un buen día, un caballero, al menos en apariencia, paseaba cerca de la Ribera de Curtidores, lugar donde se encontraba entonces el matadero. Al pasar ante un puesto de despojos, decidió comprar una cabeza de carnero, alimento muy popular entre las clases mas humildes. La vendedora envolvió el artículo y el supuesto caballero, continuo su camino dispuesto a prepararse una suculenta cena. Apenas había recorrido unos metros, cuando una pareja de agentes de la ley de la época, conocidos como “corchetes” le dio el alto ante el reguero de sangre que iba dejando el paquete con la cabeza de carnero.

cabeza-de-cranero-asada

La leyenda nos cuenta a partir de este momento, como al mostrar la cabeza del animal a la autoridad, para sorpresa de propios y extraños, esta se había transformado en una cabeza humana. El supuesto caballero, ante la evidencia que le acusaba, no tuvo mas remedio que confesar un horrendo asesinato que había cometido años atrás. 

El asesino, había entrado a trabajar como ayudante del clérigo Don Gil, un sacerdote adinerado que hasta ese momento, había vivido únicamente con su ama de llaves. La desahogada situación económica del clérigo, hizo que, un buen día, tras una discusión el protagonista de esta siniestra historia, asesinara al clérigo, decapitandolo, para posteriormente huir a Lisboa con cuanto de valor pudo encontrar en la vivienda. Con el paso del tiempo, el crimen cayó en el olvido y ni la cabeza del clérigo, ni el culpable aparecieron. Las cosas no debieron irle mal a nuestro asesino, ya que al cabo de los años, decidió volver a Madrid donde intento pasar por un adinerado caballero. Algo que aparentemente logró hasta el momento en que tuvo lugar la historia de la cabeza de carnero y el reguero de sangre.

Ni que decir tiene, que los “corchetes”, tras contemplar entre atónitos y aterrados la cabeza del sacerdote, le detuvieron, para tras un corto proceso, ser condenado a muerte y ahorcado en la Plaza Mayor.

estatua-ecuestre-de-felipe-iii-en-la-plaza-mayor

Tras conocer todos los pormenores del suceso, Felipe III, para que no se olvidara este terrible crimen, mandó esculpir una cabeza de cordero, que fue colocada en la fachada de la casa del clérigo donde se había cometido el asesinato. Aquel edificio fue conocido desde entonces como la  Casa de la Cabeza, para años después acabar dando nombre a la calle.

El asesinato de la calle del Soldado.

Para nuestra segunda historia de hoy, nos vamos a trasladar hasta el bullicioso y multicolor barrio de Chueca, y mas concretamente a la calle de Barbieri, que durante largos años se llamó calle del Soldado, debido a un trágico y sangriento suceso, que paso a contaros sin mas demora.

Seguimos en el siglo XVII, un siglo en apariencia lleno de historias de lo mas siniestras. Nuestros protagonistas: Almudena Goutili, una adolescente de buena familia y gran belleza, que deseaba ordenarse monja y un soldado mujeriego y enamoradizo de nombre desconocido, empeñado en conquistar los favores de la joven, pese a sus continuas negativas.

fachada-del-oratorio-de-caballero-de-gracia

La joven, iba a diario a rezar al Oratorio de Caballero de Gracia, donde también acudían las que serían sus compañeras cuando ingresara como novicia en el convento de San José de Jesús Maria de la orden de las Concepcionistas Franciscanas Descalzas. El problema surgió cuando un buen día los caminos de Almudena Goutili y el soldado se cruzaron, quedando absolutamente prendado de los encantos de la joven. Fue tal la obsesión que se apodero de él, que la esperaba a la puerta de su casa, la seguía en sus paseos, e incluso llegaba a abordarla a la mínima ocaso, con no demasiado buenas maneras, pese a lo cual, Almudena siempre se mantenía firme a la hora de rechazar las constantes proposiciones del militar.

historia-del-monasterio-del-caballero-de-gracia

La situación llegó a tal punto, que a la futura novicia, no le quedó mas remedio que hablar con la madre superiora, solicitando adelantar su ingreso en el convento, algo con lo que esperaba poner punto final al acoso al que se veía sometida. No sabemos como, pero el caso es que el tenaz militar se enteró de los planes de Almudena, de modo que despechado e incapaz de asumir como un caballero su derrota, planeó su terrible venganza, que iría dirigida no solo contra la joven, sino también contra el convento que se interponía en su camino. Pocos días después siguió a Almudena cuando salía de su domicilio y aprovechó el momento que consideró oportuno, cuando ambos se encontraban solos y sin posibles testigos, para asesinar a la joven. Tras cortarle la cabeza, se dirigió con su macabro trofeo dentro de un saco al convento del Caballero de Gracia, donde lo entregó a través del torno, asegurando que se trataba de un donativo de la persona que debía ingresar al día siguiente.

Y es justo en este punto cuando la historia se convierte en leyenda al asegurar que, cuando las religiosas del convento, reunidas en el refectorio, abrieron el siniestro envoltorio, la cabeza de Almudena aun tenía los ojos entreabiertos y aun púdo articular un apenas audible ¡Madre…! dirigido a la superiora, al tiempo que una lágrima se deslizaba por su mejilla, antes de quedar en silencio para siempre. Almudena sería enterrada al día siguiente con el hábito de la orden en la que estuvo a punto de ingresar.

la-plaza-mayor-de-madrid-maqueta-del-museo-de-historia-de-madrid

Por supuesto, el soldado fue detenido, juzgado y ahorcado en la Plaza Mayor. Tras la ejecución le cortaron la mano derecha que, clavada en una pica, fue depositada en la puerta de la casa de Almudena, situada en la  que a partir de ese momento se llamaría la calle del Soldado, hasta que en 1894 cambio su nombre por el de calle de Barbieri.

La ejecución de la calle de los Mancebos.

calle-de-los-mancebos

Para nuestra tercera y última entrada de hoy, os propongo subir a nuestra particular maquina del tiempo, que nos trasladará a comienzos del siglo XIII, durante el reinado de Enrique I de Castilla.

Existen al menos dos versiones acerca de porque esta calle se llama de los Mancebos, la primera de ellas nos cuenta, que el nombre de la calle se debe a que en este lugar se encontraban los aposentos de los pajes del marqués de Villafranca, hoy sede de la Real Academia de Ingeniería. Sin duda una historia, que podrá ser cierta o no, pero que carece del mas mínimo interés, al menos en lo que a nosotros respecta.

enrique-i-de-castilla-ayuntamiento-de-lec3b3n

La segunda versión nos cuenta una historia, sin duda mucho más interesante, según la cual, la calle de los Mancebos recibió tal nombre en memoria de los dos jóvenes que fueron ejecutados en este lugar, tras ser declarados culpables de la muerte del rey Enrique I de Castilla, hijo de Alfonso VIII, que había subido al trono con tan solo 11 años.

iglesia-de-san-andrc3a9s

Por lo que nos cuenta la historia, el 6 de junio de 1217 estaba Enrique I jugando en el patio del palacio episcopal de Palencia, cuando una teja se desprendió desde una de las torres causándole la muerte. Había que hacer responsable a alguien de tan luctuoso y a todas luces accidental suceso, de modo que dos jóvenes fueron acusados de haber arrojado una piedra que causo la caída de la teja mortal, de modo que fueron apresados y  trasladados a Madrid donde se les encerró en la torre de la casa de los Lasso de Castilla, situada en la plaza de la Paja, para ser posteriormente degollados en la actual calle de los Mancebos y enterrados en el cementerio parroquial de la cercana Iglesia de San Andrés.

situacion-de-las-calles-de-la-cabeza-del-soldado-y-de-los-mancebos-en-el-plano-de-madrid-realizado-por-tomc3a1s-lc3b3pez-en-17851

Hasta aqui esta primera entrada dedicada a las leyendas e historias que dieron nombre a algunas calles de nuestra ciudad. Una entrada que espero forme parte de un larga serie. Madrid y sus calles siempre han sido y serán una fuente inagotable de historias, mitos y leyendas y esta entrada ha sido solo un interesante comienzo. Al menos eso espero. 

Anuncios

Acerca de Titinet

No voy a cansaros nada mas empezar. Doy por hecho que vuestro interés no radica en mi persona, sino en lo que a partir de ahora podáis leer en este blog que nace hoy. Así que de mis 55 años de vida, os diré simplemente que soy madrileño de nacimiento y de corazón, que estudie Geografía e Historia y que aparte de la debilidad que siento por la ciudad donde nací, mi gran pasión ha sido siempre y lo seguirá siendo, viajar. Mi padre solía decir que "viajar debería de ser una asignatura obligatoria en todos los planes de estudios" y yo, desde muy pequeño comprendí cuanta razón tenia. Viajar te enriquece, te ayuda a ser mas tolerante con otras culturas, con otras religiones y te ayuda a tener una mente mas abierta y receptiva. Viajar te aporta algo que los libros y las horas de estudio, por mucho que te den, jamas podrá ser igual de enriquecedor. A lo largo de mis muy vividos 55 años, he viajado siempre que he podido, y no ha sido poco. He recorrido prácticamente toda Europa y también he tenido ocasión de viajar a Asia, África y América. Pero por mucho que haya viajado, y tengo intención de seguir haciéndolo, mi ciudad siempre sera Madrid y mi sitio siempre estará aquí. En esta ciudad que me vio nacer y que día tras día me ha ido desvelando sus secretos, contándome sus historias, sus momentos de gloria, sus éxitos, pero también sus miserias, sus dramas y sus fracasos. Una ciudad con un pasado y una historia mucho mas extensa e interesante de lo que muchos conocen. Una ciudad abierta a todos, acogedora y cosmopolita. Una ciudad con una riqueza cultural y humana capaces de sorprendernos en muchas ocasiones. Todo esto es para mi Madrid, y este blog pretende contároslo y haceros participes de la historia y las posibilidades que ofrece esta maravillosa ciudad. Espero que lo disfrutéis. Adelante. Poneos cómodos y sed bienvenidos.
Esta entrada fue publicada en Calles de Madrid, Chueca, Curiosidades y anécdotas, Historia, La Latina, Lavapiés, Misterios y leyendas, Monarquia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s