“No se le ocurre ni al que asó la manteca” o “Cuando el Diablo se aburre, mata moscas con el rabo”

En la historia de Madrid siempre hubo visionarios, algunos de ellos dispuestos a poner en práctica las ideas más peregrinas y absurdas que se les pasaban por sus privilegiadas seseras, unas ideas que, tristemente, casi siempre consistían en prohibir. Y es que parece ser que a ciertas personas, una vez alcanzado el poder, prohibir es algo que les gusta de manera especial. Dos de estas prohibiciones absurdas son las que os voy a contar a continuación. La primera tuvo lugar hace ya cuatro siglos, la segunda a principios del siglo XX.

Un Madrid sin castañeras

Los puestos de castañas asadas, tan castizos y típicos de nuestro querido Madrid, estuvieron a punto de desaparecer hace ya cuatrocientos años, cuando el Ayuntamiento  de la Villa y Corte en una sesión municipal celebrada a principios de diciembre, promulgó un edicto por el que las castañas, tanto asadas como crudas, a partir de ese momento, sólo podían venderse en los puestos de fruta de los mercados.

castac3b1era-1 castac3b1era-2

 Además por si esta prohibición no fuera ya bastante absurda, se dictó una sentencia por la que, todo aquel que montara un puesto de castañas asadas sería sancionado con una multa de mil maravedíes y un año de destierro de la Villa y Corte. Podemos decir, sin temor equivocarnos, que estamos ante todo un exceso, fruto del mal ejercicio del poder.

Finalmente, el tesón de las castañeras en su lucha contra el Ayuntamiento de la capital hizo que se diera marcha atrás y los puestos de castañas asadas, que tanto reconfortan en los fríos meses del invierno madrileño, volvieron a instalarse en nuestras calles y plazas, llegando así hasta nuestros días, convertidos en un símbolo de Madrid, aunque en la actualidad hayan perdido parte de su encanto, instalados en esa especie de casetas feas e impersonales.  ¡¡¡Larga vida a las castañeras (y castañeros) de Madrid!!!

Si lo anterior os ha parecido curioso y absurdo, estoy seguro de que lo que os voy a contar a continuación os va a parecer aun más ridículo.

Un Madrid sin piropos

La costumbre de piropear, ha tenido desde siempre gran arraigo en España y por tanto en Madrid. A principios del siglo XX se decía que si una mujer se paseaba por la Gran Vía sin que le echasen un piropo, tenía que ser más fea que el demonio. 

piropo

Desde el siglo XVI podemos encontrar piropos y requiebros en la literatura, especialmente en la de carácter costumbrista, hasta el punto de que el sainete de los hermanos Álvarez Quintero publicado en 1902 lleva por título “El piropo”.

 Pero, ¿Se pueden prohibir los piropos? Parece ser que si, porque tan peregrina prohibición tuvo lugar en 1928 durante el reinado de Alfonso XIII, en plena dictadura del general Primo de Rivera, bajo pena de arresto de 5 a 20 días y multa de 40 a 500 de nuestras antiguas pesetas. Mediante Real Decreto Ley, el Codigo penal de 1928 pretendía conseguir con esta prohibición algo que nunca se llego a lograr, si bien las razones para ello eran tan absurdas como la ley promulgada al respecto.

“El desarraigo de costumbres viciosas, gestos, ademanes, frases groseras o chabacanas, aún con propósito de galantería”

alfonso-xiii-y-primo-de-rivera-en-1926

A partir de ese momento, durante los dos años que estuvo en vigor tan absurda prohibición, los madrileños con su habitual ironía e ingenio comenzaron a piropear mediante carteles escritos, ya que la restricción no decía nada en este sentido. Así, en la fuentecilla de la calle de Toledo, llegó a verse a un madrileño de pura cepa, que llevaba una pizarra con el siguiente piropo escrito en tiza, con gran regocijo de los que por allí pasaban:

“Adiós Vicenta, no te digo nada por temor a las cuarenta”

Prohibiciones, sanciones, regulaciones y normas pergeñadas por algunas mentes preclaras que bien podían haberse ahorrado el trabajo de pensar, al menos el día de marras.

Anuncios

Acerca de Titinet

No voy a cansaros nada mas empezar. Doy por hecho que vuestro interés no radica en mi persona, sino en lo que a partir de ahora podáis leer en este blog que nace hoy. Así que de mis 55 años de vida, os diré simplemente que soy madrileño de nacimiento y de corazón, que estudie Geografía e Historia y que aparte de la debilidad que siento por la ciudad donde nací, mi gran pasión ha sido siempre y lo seguirá siendo, viajar. Mi padre solía decir que "viajar debería de ser una asignatura obligatoria en todos los planes de estudios" y yo, desde muy pequeño comprendí cuanta razón tenia. Viajar te enriquece, te ayuda a ser mas tolerante con otras culturas, con otras religiones y te ayuda a tener una mente mas abierta y receptiva. Viajar te aporta algo que los libros y las horas de estudio, por mucho que te den, jamas podrá ser igual de enriquecedor. A lo largo de mis muy vividos 55 años, he viajado siempre que he podido, y no ha sido poco. He recorrido prácticamente toda Europa y también he tenido ocasión de viajar a Asia, África y América. Pero por mucho que haya viajado, y tengo intención de seguir haciéndolo, mi ciudad siempre sera Madrid y mi sitio siempre estará aquí. En esta ciudad que me vio nacer y que día tras día me ha ido desvelando sus secretos, contándome sus historias, sus momentos de gloria, sus éxitos, pero también sus miserias, sus dramas y sus fracasos. Una ciudad con un pasado y una historia mucho mas extensa e interesante de lo que muchos conocen. Una ciudad abierta a todos, acogedora y cosmopolita. Una ciudad con una riqueza cultural y humana capaces de sorprendernos en muchas ocasiones. Todo esto es para mi Madrid, y este blog pretende contároslo y haceros participes de la historia y las posibilidades que ofrece esta maravillosa ciudad. Espero que lo disfrutéis. Adelante. Poneos cómodos y sed bienvenidos.
Esta entrada fue publicada en Calles de Madrid, Curiosidades y anécdotas, Historia y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s