Antón Martín, mucho más que una plaza madrileña.

No son pocos los madrileños que aseguran que esta plaza en realidad no existe, basándose en el curioso hecho de que carece de numeración propia, considerándose como un simple ensanchamiento de la calle de Atocha, y sin embargo ahí esta esta plaza o plazuela dedicada a Antón Martín, una más de las curiosidades que esta sorprendente ciudad que es Madrid, ofrece a propios y extraños.

dscn80861

Puerta de entrada a los barrios de Lavapies y Las Letras, dos de los barrios mas representativos de Madrid, ya aparece en el plano de Pedro deTexeira como la Plazuela de Antón Martín, junto al portillo de la cerca de Felipe II. Desde el siglo XIII se encontraba en los limites del arrabal de Santa Cruz junto con la Puerta de Vallecas, un modesto acceso a Madrid, muy cercano a esta plaza, que durante el reinado de Felipe IV sería derribado, construyéndose en 1625 una nueva puerta con el mismo nombre en las inmediaciones del convento de Nuestra Señora de Atocha, como parte de la cerca de Felipe IV. La última puerta con este nombre fue construida por Ventura Rodríguez en 1769, siendo demolida a mediados del siglo XIX.

dscn8093

En la misma zona se encontraba la ermita de San Sebastián, que años mas tarde desapareció tras la fundación de la parroquia del mismo nombre en 1541 por el licenciado Francos, párroco de Santa Cruz. El 23 de marzo de 1766 se inició en la Plaza de Antón Martín el Motín de Esquilache, como protesta contra el marqúes de Esquilache, ministro de Carlos III, consecuencia del creciente descontento de los madrileños a causa de la subida del precio del pan y de otros productos de primera necesidad, así como la prohibición del uso de capas largas y sombreros de ala ancha usados por los madrileños que deberían ser sustituidos por capas cortas y sombreros de tres picos, alegando que dichas prendas facilitaban el ocultamiento de los rostros y las armas que solían portar los delincuentes. Desde la plaza de Antón Martín, la enfurecida multitud se dirigió hacia el domicilio del marqués, situado en la casa de las Siete Chimeneas. Carlos III, ante la gravedad de la situación se vio obligado a dejar Madrid, llegando incluaso a plantearse trasladar la capital de España a otro lugar. Con el cese del marqués de Esquilache se solucionó el problema que estuvo a punto de costarle el trono de España al monarca.

la-plaza-de-antc3b3n-martc3adn-a-finales-del-siglo-xix

Durante casi ciento cincuenta años presidió esta plaza la fuente de la Fama, obra de Pedro de Ribera, que hoy se encuentra en los jardines que llevan precisamente el nombre del arquitecto, junto al Museo de Historia de Madrid y sobre la que escribí en una entrada anterior.

 En 1869 el licenciado en Farmacia Miguel González Gallardo fundó la farmacia El Globo y a comienzos del siglo XX, el arquitecto Teodoro Anasagasti llevo a cabo el proyecto del Monumental Cinema con aforo para mas de 4o00 personas que desde 1970, acoge los conciertos de la orquesta sinfónica de RTVE.

 

En el centro de la plaza podemos ver el monumento levantado en homenaje a los abogados laboralistas, asesinados por terroristas afines a la extrema derecha en el número 55 de la calle de Atocha, el 24 de enero de 1977.

dscn8096

Antón Martín es también, y sin duda es por esto por lo que es más conocida, una estación del Metro de Madrid perteneciente a la linea 1, que fue inaugurada el 26 de diciembre de 1921.

Hasta aquí os he hablado de la plaza de Antón Martín, pero, ¿Quien fue realmente Antón Martín, el verdadero protagonista de esta entrada?

dscn8095

Antón Martín, nació en la villa conquense de Mira, el 25 de marzo de 1500. Era hijo de dos campesinos acomodados, Pedro de Aragón y Elvira Martín. La muerte del padre cuando Antón Martín era aun muy joven sumió a la familia en una situación dificil, por lo que la madre decidió casarse de nuevo,una decisión que no gustó a Antón y su hermano Pedro, que decidieron emanciparse. Antón se vino a Madrid para poco después trasladarse a Valencia donde se empleó como soldado. Allí se encontraba cuando su hermano fue asesinado por Pedro Velasco, en Guardafortuna, un pueblo de la provincia de Granada. El motivo parece ser que fue que Pedro Martín se negó a contraer matrimonio con alguien muy cercano a Pedro Velasco. Cuando Antón Martín recibe la luctuosa noticia, solicita permiso para trasladarse a Granada, pero al llegar a Guardafortuna la familia Velasco ha huido, aunque finalmente serán prendidos y Pedro Velasco condenado a morir en la horca. En Granada causo gran conmoción la condena de Velasco, hasta el punto de que fueron numerosos los granadinos que solicitaron el perdón de la pena máxima. Sin embargo existía un grave problema, ya que dicho perdón dependía del beneplácito de los familiares de la victima, en esta caso de Antón Martín.

Es en este momento cuando Juan de Dios, que se encontraba en Granada recaudando el dinero necesario para construir un hospital para los más desfavorecidos, entra en escena abordando a Antón Martín en la calle de la Colcha con el único objetivo de convencerle de las virtudes del perdón.

“Antón Martín, vengo para pediros y rogaros que así perdone este divino Señor crucificado vuestras culpas, que perdonéis la que cometió contra vuestro hermano vuestro contrario, perdonad a vuestro enemigo y seréis amigo de Dios”

Finalmente Juan de Dios consiguió que Antón, intercediera ante la Chancilleria de Granada para salvar la vida del asesino, logrando por añadidura que ambos se unieran a su, por aquel entonces, escaso número de discípulos.

dscn8126

Durante el resto de su vida, el cofundador del hospital de Granada, Antón Martín fue adquiriendo la calidad de discípulo predilecto, y así se reconoce en la última voluntad de su maestro cuando es a él a quien encomienda que continúe su obra. Juan de Dios fallece el 8 de marzo de 1550, momento en el que Antón Martín recoge su testigo, se coloca al frente de su orden, y se traslada a Madrid donde fundaría el 3 de noviembre de 1552 el hospital de Nuestra Señora del Amor de Dios para atender lo que entonces se llamaban enfermedades ver­gonzantes, llegando a contar con 243 camas distribuidas en diez salas, seis para hombres y cuatro para mujeres. El hospital estaba situado en unos terrenos contiguos a esta plaza, donde hoy están el cine Doré y la parroquia del Salvador y San Nicolás, que fueron adquiridos al contador del rey Her­nando de Somontes y a su esposa Catalina de Zapata. Estaba situado en unos terrenos situados entre el cine Doré, el mercado de Antón Martín y la parroquia de San Salvador y San Nicolás, prestando sus servicios asistenciales a la ciudad de Madrid hasta el final de la Guerra de la Independencia. En su iglesia, construida el mismo año de la construcción del hospital y restaurada en 1798 fue enterrado Antón Martín, tras fallecer el 24 de diciembre de 1553, restos que en la actualidad se encuentran en la iglesia del hospital de San Rafael, perteneciente a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios. Después la desamortización de Mendizabal llevada a cabo entre 1836 y 1837, el hospital pasó a ser regentado por la Benefi­cen­cia, y en 1899 fue derribado, edificándose en el mismo lugar la iglesia  del Salvador y San Nicolas. La iglesia fue incen­diada durante la Guerra Civil y en su lugar se edificó la que podemos ver en la actualidad. 

antc3b3n-martin

Juan de Dios supo rápidamente apreciar las grandes cualidades de su nuevo discípulo por lo que se dispuso a formar su alma para sucederlo. Así cuando Juan de Dios tenía que ausentarse, dejaba a Antón Martín como hermano mayor, participando activamente  en la fundación del nuevo y definitivo hospital de Granada fundado en 1552, junto con Juan de Ávila y el arzobispo Pedro Guerrero, ya que el hospital de la calle Gomeles se había quedado pequeño ante la gran afluencia de necesitados.Tras el fallecimiento de Juan de Dios, Antón Martín fue confirmado como hermano mayor, siendo entonces cuando realizo un viaje a Madrid, pasando antes por Toledo donde visitó a Leonor de Mendoza, una de las bienhechoras de Juan de Dios. Una vez en Madrid se entrevistó con el príncipe Felipe y su hermana la infanta Juana a quienes expuso las necesidades del hospital de Granada, consiguiendo grandes donativos en metálico y la propuesta de fundar un nuevo hospital en la villa. Tras conseguir los permisos de la Casa Real y del Arzobispado de Toledo, comenzó las obras del que sería el Hospital de Nuestra Señora del Amor de Dios, también conocido como Hospital de Antón Martín.

La Plazuela de Antón Martín el el plano de Pedro Teixeira 2

Antón Martín es, tal y como hemos podido leer hasta aquí, bastante más que una plaza madrileña.

Anuncios

La fuente de la Fama, una fuente viajera.

La Fuente de la Fama, obra de estilo churrigueresco del arquitecto madrileño Pedro de Ribera, se encuentra en la actualidad situada en los jardines del Museo de Historia, en la fachada que da a la calle Barceló, tras varios traslados y mudanzas, algo por otra parte bastante habitual en la historia de los monumentos madrileños.

Madrid - Malasaña - 0062

Fue un encargo de Felipe V a la Junta de Fuentes destinado a embellecer la ciudad de Madrid, ademas de suministrar agua a los ciudadanos de la Villa y Corte, en el que Pedro de Ribera trabajaría durante los años 1731 y 1732. La construcción de la fuente corrió a cargo del maestro cantero Pedro de la Piedra, mientras que la estatua de la Fama que corona la fuente es obra del escultor Juan Bautista y simboliza la fugacidad de la fama, como una alegoría del precepto clásico:

“Carpe diem, carpe horam” (Aprovecha los días, aprovecha las horas)

La fuente está construida con piedra berroqueña y caliza de Colmenar de Oreja y el conjunto se apoya sobre un pilón con forma de trébol de cuatro hojas, sobre el que descansa la base, custodiada por cuatro delfines de cuyas bocas surgía el agua destinada al abastecimiento de los madrileños. El estilo de los adornos empleados por Ribera es inequívocamente churrigueresco, destacando las hornacinas con floreros y cuatro estatuas de niños, cada uno de ellos sosteniendo una concha invertida.   

Escudos, floreros, volutas, adornos naturalistas… dan forma a una composición de enorme plasticidad, que, pese a compartir un esquema muy similar al de la Fuente de la Mariblanca, significa una vuelta de tuerca en la capacidad creativa de Pedro de Ribera. En la parte superior la figura alada de La Fama con una trompeta en la mano remata el conjunto de 10 metros de altura. No obstante la indudable belleza y calidad artística de la obra de Ribera, los cronistas de la época, fueron muy críticos y así Fernández de los Ríos, refiriéndose a la obra del arquitecto madrileño escribió:

“Pedro de Ribera parecía dibujar los monumentos apretando un borrón de tinta entre dos papeles”

Por su parte, Mesonero Romanos,escribó:

 “Es una página del arte, aunque en una de sus más lastimosas aberraciones, que merece ser conservada con mayor razón que otros monumentos posteriores de igual clase, y que más que como páginas del arte pueden ser consideradas como otros tantos borrones echados en él”

Y asimismo Peñasco y Cambronero aseguraba:

“Es el colmo de la corrupción del arte” y sólo debería servir para el “estudio de lo que fue el arte en una época feliz­mente pasada”

fuente-de-la-fama

El monumento se financió mediante una subida de impuestos, lo que quedó reflejado en un letrero que alguien colocó en la fuente el día de la inauguración:

“Deo volente, rege survente et populo contribuiente” (Dios lo quiso, el rey lo mandó y el pueblo lo pagó)

fuente-de-la-fama7

En un principio, la fuente estuvo situada en la plaza de Antón Martín, nombre con el que en un principio seria conocida. Posteriormente en el año 1879 fue a parar a los almacenes de la Villa y ya en 1909 el escultor Ángel García y el arquitecto José Loute la reconstruyeron para instalarla en el Paseo de Camoens del Parque del Oeste.

la-fuente-de-la-fama-en-el-parque-del-oeste-1913

En el año 1926 el Ayuntamiento madrileño encarga al arquitecto municipal Luis Bellido su traslado a los jardines de Pedro de Ribera junto al Real Hospicio del Ave María y San Fernando situado en la calle Fuencarral  y actual sede del Museo de Historia de Madrid, donde estuvo hasta el comienzo de  la Guerra Civil, momento en que vuelve a desmontarse para evitar su destrucción, instalándose se definitivamente en su ubicación actual en el año 1941.

El Huerto de las Monjas, el jardín mas escondido de Madrid.

Escondido en el interior de la manzana formada por las calles del Sacramento, del Rollo, de la Villa y la plaza de la Cruz Verde, se encuentra el que tal vez sea el parque municipal más pequeño, secreto y escondido de Madrid. 

dscn7947

En el siglo XVII Madrid contó con tres conventos de religiosas Cistercienses Descalzas, más conocidas como Bernardas, los tres situados bastante próximos entre sí. El primero en ser fundado fue el de Nuestra Señora de la Piedad, conocido popularmente como las Vallecas, que se situó desde el año 1553 en la calle de Alcalá esquina a la de Virgen de los Peligros; en segundo Lugar, el de Pinto, bajo la advocación de la Concepción de Nuestra Señora, fundado en 1589 en la Carrera de San Jerónimo, y por último, el del Sacramento, que es el que hoy nos importa, fundado por don Cristóbal Gómez de Sandoval, Duque de Uceda, el 21 de junio de 1615, fecha en la que se trasladaron a él las religiosas del convento de Santa Ana de Valladolid con las que se inició la nueva comunidad.

El encantador jardín objeto de la entrada de hoy, perteneció al Convento del Santísimo Sacramento de Cistercienses Descalzas de San Bernardo, situado en el número 7 de la calle antes mencionada. El convento fue proyectado para un total de cuarenta y una religiosas, aunque en sus comienzos tan solo albergo a seis religiosas, que se beneficiaron de la generosidad del duque de Uceda, quien dotó al monasterio de tres casas de la parroquia de Santa María, más tres mil ducados de renta anual y todo lo necesario para su mantenimiento.

 Entre 1671 y 1744 se construyó la iglesia del Santísimo Sacramento, actual Catedral Castrense, obra de Bartolomé Hurtado, Pedro de Ribera y Francisco Esteban, que estaba unida a través de la tribuna del coro mediante un pasadizo con el propio palacio del duque situado a escasos metros, en la calle Mayor esquina con Bailén.

 Destruido casi por completo durante la Guerra Civil, fue reconstruido en el año 1946 y finalmente demolido en 1976, para construir en los terrenos que quedaron libres un grupo de apartamentos de más que dudosa integración en el entorno urbanístico.

Tras este nuevo desaguisado, el Huerto de las Monjas pasó a ser propiedad municipal, quedando sin acceso desde la calle. Un hecho realmente insólito, que se solucionó cuando en 1983, se llevaron a cabo las obras en el Palacio O’Reilly, para convertirlo en sede de las oficinas de Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, momento en el que se recuperó el jardín para el uso y disfrute de todos los madrileños.

 Por lo que respecta al jardín o Huerto de las Monjas, se puede acceder al mismo a través del número 7 de la calle del Sacramento, siempre que nos quiera abrir la cancela algún vecino o este abierta, aunque el acceso más cómodo es a través del número 5 de la calle del Rollo, eso si, durante el horario de apertura de las oficinas municipales. 

 El jardín tiene una superficie de 1.109 metros cuadrados, y entre sus arboles podemos encontrar cerezos japoneses, ciruelos rojos, paulonias y aligustres del Japón, además de macizos de arbustos y hiedra, nada que ver con el uso original, que era servir de huerto para cultivar los vegetales y hortalizas que luego consumían las religiosas. En la actualidad lo único que resta del convento de las Bernardas de la calle del Sacramento es este jardín, recuperado gracias al arquitecto Joaquín Roldán Pascual, que lo transformó en lo que es hoy día. Roldán, rehizo los caminos del jardín con un pavimento similar al original, restauró los muros de aparejo toledano, instaló bancos, una farola procedente de la cercana Puerta del Sol y una fuente de bronce de estilo rococo, con cuatro amorcillos, procedente del desaparecido palacete de los duques de Montellano del paseo de la Castellana, que estaba situado en los terrenos que actualmente ocupa el edificio de la Mutua Madrileña. Fue fundida en Francia en las “Fonderies DÁrt du val Dósne-58 bd. Paris” y antes de ser instalada en el mencionado palacete estuvo en El Castañar, la finca que los duques poseían  en Cuerva (Toledo). 

Para terminar, mencionar que por encima de uno de los muros, en cuya base se encuentra la plaza de la Cruz Verde y la fuente de Diana Cazadora, podemos ver la cúpula de la Iglesia de San Andrés.

el-convento-del-santc3adsimo-sacramento-en-el-plano-de-madrid-de-tomc3a1s-lc3b3pez

En el Huerto de las Monjas encontraremos un pequeño remanso de paz en pleno centro de Madrid, un lugar con un encanto especial que os recomiendo visitar en cualquier época del año.