Las temporales del Thyssen: Caillebotte, pintor y jardinero.

Caillebotte,

El Museo Thyssen-Bornemisza nos ofrece, hasta el 30 de octubre de 2016, la posibilidad de disfrutar de una retrospectiva titulada Caillebotte, Pintor y Jardinero, gracias a la cual, tras largos años relegado a un segundo plano, se sitúa al pintor francés en el lugar de honor que le corresponde entre  los impresionistas.

Caillebotte y los impresionistas.

Museo Thyssen - Caillebotte (9)

Gustave Caillebotte (París, 1848-Gennevilliers, 1894), fue considerado durante mucho tiempo como un simple pintor aficionado, coleccionista de arte y mecenas de sus coetáneos y amigos impresionistas, pese a la indudable calidad de sus obras. Han sido necesarios más de 100 años para que finalmente, Caillebotte sea considerado como uno de los miembros más destacados de esta corriente artística surgida en Francia en la segunda mitad del S.XIX. Amigo de Monet, Renoir y Sisley y enemistado en varias ocasiones con Degas, Caillebotte asimiló rápidamente  el recién nacido estilo impresionista de sus amigos con su característico sentido del color, aunque su forma de pintar y su trazo no siempre eran fieles a este movimiento.

 Sus primeros estudios sobre jardines y naturaleza los pinto en la casa familiar situada en Yerres, a las afueras de París, comenzando en 1872 a recibir clases en el estudio de León Bonnat, para pocos años más tarde, en 1876 ser invitado a participar en la segunda exposición impresionista celebrada en  parís. Su más que desahogada situación económica hizo que pronto se convirtiera en mecenas de Monet y Renoir como a otros artistas, financiando y organizando sus exposiciones, a la vez que adquiría algunas de sus obras. Caillebotte, decidió que tras su muerte, ocurrida cuando apenas contaba 45 su colección de pintura impresionista, con más de 400 obras  pasará al Estado Francés, sin duda una generosa donación que fue recibida con reticencias por las autoridades del país vecino, que finalmente pasaría a formar la espina dorsal del Museo D’Orsay.

LOS ACUCHILLADORES, BOCETO, 1875 Sigue leyendo

Anuncios

Las temporales del Thyssen: Caravaggio y los pintores del norte.

Museo Thyssen - Caravaggio (2)

Un apasionante recorrido a través del tenebrista y tortuoso realismo barroco de Caravaggio.

El Museo Thyssen-Bornemisza presenta hasta el 18 de septiembre de 2016 una extraordinaria exposición dedicada a este genio de la pintura barroca y su gran influencia sobre los artistas del Norte de Europa. Más de 50 obras, entre las cuales tendremos la inmensa fortuna de disfrutar de nada menos que doce obras del maestro lombardo. Una pintura para contemplar, que invita a tocar la, a veces descaradamente sensual piel de sus protagonistas.

Caravaggio (2)

La muestra, comisariada por Gert Jan van der Sman, miembro del Istituto Universitario Olandese di Storia dell’Arte en Florencia y Profesor de la Universidad de Leiden, está dividida en seis secciones que abarcan toda la carrera de Caravaggio, desde su aun luminosa etapa romana hasta las pinturas tenebristas de sus últimos años, acompañadas por a una selección de obras de sus seguidores en Holanda, Flandes y Francia, procedentes de colecciones privadas, museos e instituciones como el Metropolitan Museum de Nueva York, la Galleria degli Uffizi de Florencia, el Museo del Ermitage de San Petersburgo, el Rijksmuseum de Ámsterdam o la iglesia de San Pietro in Montorio en Roma.

Sigue leyendo

Las temporales del Thyssen, Edvard Munch.

Edvard Munch, arquetipos.

DSCN8146

Dividida en 8 secciones, la exposición que el Museo Thyssen-Bornemisza dedica al pintor noruego hasta el 17 de enero de 2016, reúne una selección de 80 obras entre óleos, dibujos y grabados, la mitad de ellas procedentes de la colección museo noruego, lo que nos permite un exhaustivo recorrido por la obra de este prolífico artista, a la vez que podemos observar su gran capacidad para mostrar las obsesiones del hombre contemporáneo a través de una obra que mezcla con especial acierto tradición y experimentación, con un lenguaje artístico que evoluciono desde el simbolismo de los primeros años hasta el expresionismo. Las formas planas y sinuosas, el uso del color, la deformación de los cuerpos y el uso de texturas y técnicas innovadoras se muestran como elementos característicos de este lenguaje artístico, en cada una de las secciones de esta exposición: melancolia, muerte, pánico, mujer, melodrama, amor, nocturnos, vitalismo y desnudos.

regoyos 045

Comisariada por Paloma Alarcó, jefa de conservación de pintura moderna del Thyssen y Jon Ove Steihaug, director de colecciones del Munch Museet de Oslo, la exposición gira, sin un orden cronológico, en torno a los aspectos más desconocidos de la fuerza creadora de Munch.

Munch Arquetipos

Afirma Paloma Alarcó que:

“Munch se quiere explicar la vida a sí mismo, pero principalmente pinta para los demás”

“Nos pone ante nuestros propios sentimientos. Él siempre tiene en cuenta al espectador, y por eso el espectador siempre se siente un poco turbado delante de una obra de Munch, porque en el fondo hay una empatía muy fuerte entre los temas que nos presenta Munch y nuestros propios sentimientos”.